Charo Toscano
Consultora de Comunicación

Por qué las fake news son tan peligrosas y es necesario luchar contra la desinformación

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp

En un mundo inundado de información, las fake news se han convertido en armas silenciosas con gran poder de influencia. ¿Te has preguntado alguna vez cómo estas noticias falsas afectan tu vida diaria o tus decisiones? No podemos evitar que existan, pero sí podemos aprender a identificarlas y minimizar su impacto. Sigue leyendo para convertirte en un consumidor de información más crítico y consciente.

¿Qué es informacion falsa o fake news?

Las noticias falsas, también llamada fake news, están dando mucho que hablar últimamente y casi no queda un resquicio por el que no se hayan colado. No se salvan ni las cofradías de Semana Santa. Las noticias falsas son peligrosas, y ante ellas sólo podemos hacer dos cosas: aprender a identificarlas y detener su propagación.

Fake es un término inglés, derivado del italiano facciare (hacer), que define aquello que ha sido hecho para parecer real pero no lo es. Fake news o noticia falsa es una información inventada pero que se presenta de tal manera que parece real.  Lo que define a una fake news es la intencionalidad. Para que exista una mentira, tiene que existir la intención de hacer creer. Sin intencionalidad, no sería una mentira, sino un error.

Las noticias falsas no son una broma ni un chiste, porque el objetivo no es que pasemos un buen rato. Las noticias falsas se caracterizan porque tienen siempre un objetivo:

  • Económico: ganar dinero
  • Ideológico: influir en nuestro pensamiento

La información falsa ahora es viral

Las noticias falsas no son un fenómeno nuevo. Desde que el hombre tiene uso de la palabra han existido los bulos, aunque su difusión era mucho más limitada. Las nuevas tecnologías y las redes sociales han modificado este fenómeno, volviéndolas virales. Ahora cualquier engaño se puede difundir y propagar en cuestión de minutos por todo el planeta sin que nada ni nadie pueda impedirlo. Y este fenónemos se ha agravado con la inteligencia artificial generativa.  

Investigadores del “Massachusetts Institute of Technology” han llevado a cabo un estudio que ha demostrado que las noticias falsas tienen un poder preocupante, pues llegan a mucha más gente que la información verídica y pueden incluso alterar el criterio para distinguir entre lo que es cierto y lo que es falso. Según el I Estudio sobre el impacto de las fake news en España, un 86% de los españoles no distingue con facilidad las noticias inventadas de las reales.

Las afirmaciones falsas son desastrosas 

Nos cuesta trabajo distinguir las fake news y, sin embargo, son muy peligrosas. Sus consecuencias pueden ser desastrosas porque:

  1. Las noticias falsas ponen en peligro la libertad porque pretenden crear un estado de desinformación para influir en determinadas decisiones políticas. Estas noticias desorientan a los ciudadanos y les lleva a tomar decisiones de manera equivocada, como votar a partidos xenófobos, homófobos y extremistas.
  2. Pueden generar pérdidas económicas. Las empresas están siendo víctima de estafas millonarias y las crisis de imagen y reputación también pueden ocasionar un importante perjuicio económico. Además, los mercados reaccionan con rapidez cuando se propagan bulos que puedan afectar a la economía de los países o a las relaciones internacionales.
  3. Las curas milagrosas, los medicamentos sin pruebas y otros productos falsos y posiblemente peligrosos pueden ocasionar serios problemas de salud además de una merma en las economías domésticas.
  4. Las noticias falsas crean hostilidad y odio hacia ciertos grupos vulnerables de la sociedad. Las elecciones presidenciales americanas de 2016, el referéndum del Brexit en el Reino Unido, o la pandemia del coronavirus muestran hasta qué punto las noticias falsas pueden manipular la opinión social. Para los más jóvenes, los mensajes fraudulentos o inexactos pueden condicionar o fortalecer conductas e ideales peligrosos.
  5. Las fake news que afectan a los jóvenes y a los adolescentes son especialmente dañinas, ya que ponen en peligro su integridad física e incluso llegan a alterar sus hábitos de alimentación, sueño y descanso.
  6. La difusión de noticias falsas interfieren en el derecho a las personas a buscar y recibir información.

Inteligencia artificial y desinformación

La inteligencia artificial ha irrumpido en nuestras vidas, ofreciendo innumerables ventajas en áreas como la medicina, el transporte y la comunicación. Sin embargo, este avance tecnológico también presenta riesgos significativos en el ámbito de la desinformación. Las tecnologías de IA como deepfakes pueden crear vídeos y audios increíblemente realistas, haciendo casi imposible su verificación y distinguir entre lo real y lo falso. Esta capacidad para fabricar realidades alternativas puede ser explotada para lanzas campañas de desinformación, manipular opiniones y desestabilizar sistemas políticos y sociales.

Además, la IA puede automatizar y optimizar la propagación de desinformación a una escala nunca antes vista. Con algoritmos diseñados para identificar y aprovechar las emociones y prejuicios humanos, estos sistemas pueden dirigir de manera efectiva fake news a audiencias específicas. Esto no solo magnifica el alcance y el impacto de la desinformación, sino que también hace más difícil rastrear su origen y detener su propagación. Estamos viendo ya cómo se emplean estas herramientas para interferir en elecciones, polarizar debates y fomentar la discordia social a través de internet.

Por último, la IA también plantea desafíos éticos relacionados con el consentimiento y la privacidad. Las personas capturadas en deepfakes, por ejemplo, pueden verse expuestas a daños a su reputación o bienestar sin su consentimiento. La facilidad con la que se puede manipular y difundir información falsa usando IA exige una mayor responsabilidad y ética tanto por parte de los desarrolladores como de los usuarios de estas tecnologías. Si no se abordan estos problemas, podríamos entrar en una era donde la distinción entre la realidad y la ficción se vuelva cada vez más borrosa, socavando la confianza en las instituciones y en la verdad misma.

Conclusiones sobre las fake news

En resumen, el fenómeno de las fake news, potenciado por la inteligencia artificial, plantea serios desafíos que van más allá de la simple difusión de información errónea. Estamos hablando de amenazas que comprometen nuestra democracia, nuestra economía y, en última instancia, nuestra cohesión como sociedad. Como sociedad, estamos obligados a hacer algo al respecto para evitar vivir en un mundo de mentiras. Debemos detener la información que no es cierta y evitar que se propague por las redes sociales.

No hay duda de que la tecnología seguirá avanzando, lo que significa que no existe ninguna herramienta mágica que pueda erradicar las fake news de nuestras vidas. Y aunque las plataformas sociales y los organismos reguladores tienen un papel que desempeñar, la responsabilidad última recae en cada uno de nosotros. Somos nosotros, con nuestra actitud crítica, quienes debemos cuestionar la legitimidad de la información que circula por las redes sociales, poniendo atención a los pequeños detalles y usando nuestro sentido común para que no nos cuelen la basura informativa.

En este complejo entorno de información, la reflexión, la educación y la toma de conciencia son nuestras mejores defensas. El primer paso para mitigar el impacto de las fake news es admitir que estamos todos susceptibles a ellas. Solo entonces podremos empezar a construir una cultura de responsabilidad y veracidad, donde la verdad no sea solo un ideal, sino una práctica cotidiana.

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp

Suscríbete al Blog

Más artículos publicados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *